Liminal, de Gabriel Vallecillo, presentado en España

0

Gabriel Vallecillo sigue haciendo historia en el Festival de Luz y Vanguardias, de Salamanca, España.

Por tercer año año consecutivo el artista hondureño presentó su trabajo de videomapping en el evento internacional que reúne a algunos de los mejores creadores en este campo, y Vallecillo sigue siendo el único hondureño que ha logrado ganarse un espacio en este festival que inició en 2016.

Su debut en el Festival de Luz y Vanguardias fue con El cielo de Salamanca (2016), una obra creada en conjunto con la hondureña Heleci Ramírez, que se constituyó como un homenaje a la ciudad española y que hace referencia a la obra homónima del artista Fernando Gallego (1440-1507). En 2017 la dupla de hondureños volvió a presentarse a la competencia con Xibalbá, una pieza sobre el inframundo maya, con la que ganaron el Premio del público.

Este 2018 Vallecillo estuvo en el festival como artista invitado, en una edición en la que concursaron 30 obras de Europa y Latinoamérica. Liminal fue el videomapping que se proyectó en la fachada del Ayuntamiento de Salamanca, y que mostró el desarrollo que ha tenido a lo largo de cuatro años este artista que mostró su primer trabajo en las ruinas de una iglesia en la antigua Penitenciaría Central, como parte de una actividad del Colectivo Acción Hormiga. Desde entonces Gabriel Vallecillo se ha convertido en un referente hondureño del videomapping a nivel centroamericano y también en Europa.

“Liminal” y la incertidumbre de ser y estar
En El cielo de Salamanca y Xibalbá Gabriel Vallecillo utilizó elementos digitales para la creación del videomapping. Con figuras y efectos especiales el artista creó el concepto de su obra, pero el proceso cambió en “Liminal”, su trabajo más arriesgado con un aspecto filosófico y espiritual representado a través de la danza, material que tuvo que digitalizar para que el formato pudiera ser integrado al proceso de creación del videomapping.

Para la realización de la coreografía buscó a Isadora Paz y Lempira Jaén, dos bailarines de gran trayectoria en Honduras, que con su experiencia le dieron aún más claridad a la obra. El movimiento de sus cuerpos le dio significado a la liminalidad, ese estado físico o mental en el que no se está ni en un lado ni en el otro, un umbral de incertidumbre, que en la obra de Vallecillo puede ser social, intelectual, espiritual o física.

Es así que los dos bailarines están encerrados en los límites del Ayuntamiento de Salamanca, buscando una salida que no encuentran, rozando las fronteras sin poder dar el siguiente paso hacia un estado desvinculado de la ambigüedad.

Para poder hacer este trabajo Vallecillo mandó a elaborar un cajón con las dimensiones a escala reducida de la fachada del Ayuntamiento de Salamanca, para que al hacer el trabajo pareciera que los bailarines realmente están danzando en ese espacio, porque en el videomapping todo debe calzar a la perfección.

Dos días de producción se requirieron para reunir el material videográfico necesario, que finalmente quedó condensado en una obra de tres minutos y 27 segundos.

Al no estar en competencia, Gabriel Vallecillo tuvo mayor libertad para crear una obra que significa un paso más en su trayectoria, la cual construye a base de disciplina e investigación constante, para estar a tono con las tendencias de esta disciplina y así poder colocar su trabajo en el plano internacional.

Leave A Reply

Your email address will not be published.