Abad Faciolince, Angosta y la crítica como escrutinio quijotesco

0

¿Y todas tus columnas en TM van a ser para ventilar rencillas, responder a ataques y desfacer entuertos? ¿O sea que vas a perder tu tiempo enfrascado en lo que Cortázar definió como “diálogo de sordos”? ¿No sería mejor que anunciaras un seminario-taller titulado “Literatura for dummies”. Y así las recriminaciones y consejos continúan llegando a mis servicios de mensajería. Algunas no son tan literariamente correctas y descienden hasta la procacidad del insulto aludiendo (o más bien apostrofando) a la autora de mis días. Sumado a lo anterior —y viendo que todo aspirante a columnista está obligado a aguzar el oído y escuchar a sus lectores para saber hacia dónde deberá apuntar la pluma— para este número he optado por volver los ojos hacia mi biblioteca y rescatar estos apuntes vagamente narrativos sobre una novela de Héctor Abad Faciolince, instigadora de cierto revuelo mediático que, lamentablemente (o por fortuna, depende del lente que usemos), no alcanzó a llegar a esta tierras de pan llevar:

Recibir libros enviados por amigos generosos desde el otro lado del mundo es una de las mejores cosas que le puede pasar a un escritor en ciernes. Hoy acabo de abrir el correo y veo un hermoso paquete rectangular que, incluso desde antes de tenerlo en mis manos, antes de haberlo sopesado, estoy seguro de que es un libro. Luego viene la ceremonia de apertura del paquete y allí está: tapas blancas y el sello inconfundible de Seix Barral, en la contraportada avisa que se habla de una “aparente ficción futurista, a través de un grupo de personajes entrañables, que se convertirá en hiperrealismo contemporáneo: Angosta es un resumen poético –violento, erótico y político- de alguna ciudad colombiana, pero también del mundo”. Pero también hay grandes letras en rojo ladrillo que nos confirman la identidad de su autor: Héctor Abad Faciolince. Ya, de ese autor has leído una crónica de viaje escrita por encargo directo de una editorial, Oriente empieza en El Cairo. Ya empezaste a divagar.

Nada de eso importa en este momento, porque ya abriste Angosta y estás sumergido en su lectura, y te ha seducido su estilo ágil y, sobre todo, su particular estructura que hace acopio de la cita al pie como de la referencia a libros que se están leyendo en ese preciso momento. Y tomas nota de los personajes, teñidos por una tristeza sutil, pero incuestionable, que incluso marca a los que viven en la privilegiada Tierra Fría. A las pocas páginas resulta sencillo inferir que el autor colombiano recrea a su país en la metáfora de una ciudad de tres pisos, tres climas y tres castas económicas, que HAF ubica en un estrecho valle de los Andes, bajo el signo de la catarata conocida como el “Salto de los Desesperados”. En Angosta los dones viven en Tierra Fría, los segundones en Tierra Templada y los tercerones sufren el calor en Boca del Infierno. Pero el hecho fundamental es que la ciudad se encuentra asolada por la pobreza, la exclusión y la violencia, y regida por una cofradía denominada los Siete Sabios, quienes deciden, cual dioses del Olimpo, el destino de todos sus habitantes.

La mayor parte, o lo más interesante de la acción novelesca, se da en la zona intermedia, en la tierra templada, y gira alrededor de puntos neurálgicos, como el hotel “La Comedia”, donde reside el protagonista, Jacobo Lince, quien a su vez es el dueño de la librería “La Cuña”, espacio regido por la pareja de bohemios Dionisio Jursich y Agustín Quiroz, quienes dictan, a su peculiar manera, una cátedra informal de literatura y vida para todo aquel que se acerca a tomar un café en su reducto. Otros residentes en el hotel complementan el singular repertorio de personajes, entre los que destacan: el joven poeta Andrés Zuleta, que de manera sistemática vierte en cuadernos manuscritos sus experiencias, doña Luisa Medina, una señora diminuta que se ha convertido en la “imagen de la tristeza”, el matemático húngaro Isaías Dan, a quien apodan “Relojito”, aunque otros prefieren llamarlo “El Marciano”, y la última incorporación, la pelirroja Virginia Buendía, quien tiene algo en su cara que impide a todo aquel que la ve quitarle los ojos de encima.

Pero volviendo al tema planteado al inicio, una de las partes más interesantes de Angosta sigue la tónica del célebre capítulo sexto del Quijote: “Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo”. El capítulo se ubica entre las páginas 202 y 215, y la nota al pie advierte sobre diversos asuntos, que aquí nos atrevemos a resumir en dos apartados:

a) Se trata de un homenaje a Cervantes, de un juego literario, un intermedio jocoso, un entremés en un solo acto y, en caso de aburrir al lector, se le otorga a éste vía libre para saltarse al siguiente capítulo.

b) Los editores españoles “rogaron” al autor que suprimiera este capítulo porque aburriría a los lectores.

Sin embargo, este es uno de los capítulos más entretenidos y lúcidos de la novela, donde no queda títere con cabeza:

“En La Cuña tenemos la obra completa de (Paulo) Coelho, repetida tres veces, y casi llena una pared. Es como si todos quisieran deshacerse siempre de sus libros después de haberlos comprado. Son como envases vacíos de Coca-Cola: no hay casa que no tenga alguno. Es curioso: tiene un éxito impresionante, está millonario, se finge santo, pero dicen que es más lascivo que tú, Jacobo, y sus libros parecen plagios de la más ridícula literatura de autoayuda de todos los tiempos. Para mí es basura. Es el más indigno continuador de la estirpe de los evangelistas.”

“− Aquí hay un grupito de libros más nuevos. Son autores mexicanos: Padilla, Volpi, Palou, Urroz…

− Ah sí −dijo Quiroz−. Se trata de cinco muchachos ambiciosos que decidieron convertir cinco fracasos individuales en un éxito colectivo.

− Tienen una genuina vocación literaria, y algunos tienen también lecturas sólidas −aclaró Dionisio−, pero les interesa más tener currículo que vivencias, y mucho más los premios que los libros. Según ellos, el crack nació como una vanguardia, sólo que, a diferencia del ultraísmo, el creacionismo, el surrealismo y los demás ismos, no estaban dispuestos a romper con nada porque son eminentemente conservadores (muy católicos) y quieren subir a la cima siguiendo el escalafón. Ahora son diplomáticos.”

“− Vuelvo a México −anunció Jursich−. Este también es de los nuevos: Juan Villoro.

− Leí un libro suyo de ensayos; escribe muy bien− dijo Lince con sincero entusiasmo-
Eso es parte del problema −comentó Quiroz−. Escribe bien de los demás. Debería concentrarse en la crónica y el ensayo divertido, pero para ser novelista le falta el malsano y fecundo interés en sí mismo. Es un admirante.”

“− ¡Aira? Un esnob.

− Y los que lo leen, más esnobs que él. ¡Mucho más! Tan esnob que seguramente es de los que escriben esnob sin e, snob.”

“Sí Bolaño. No sé si era el mejor de su generación, como el mismo se declaraba, pero sé que era muy bueno, y el mejor de los chilenos desde Donoso, por supuesto. Con un editor que le cortara los excesos, habría sido genial. Pero confiaba demasiado en sí mismo, más que en los lectores. Y su editor, Herralde, era demasiado amigo, incapaz de sugerirle que quitara una sola página, aunque sobrara.”

− Aquí está la narrativa de Mutis. Un montón de novelas con muy buenos títulos.

− Eso lo dijo Caballero, el gran columnista. Fuera del título, tiene muy poca cosa. Y en cuanto a la prosa, está hecha de frases buenas, cada una por separado, de perfecta sintaxis y sonoridad poética. Pero las historias son absurdas, soporíferas, quisieran ser Conrad y no llegan a Pérez-Reverte. Si no fuera tan buen amigo de García Márquez, tan simpático y tan buen diplomático, no habría llegado donde llegó. Hasta el Cervantes le dieron.
Y para no aburrirlos, concluyo con la cita que demuestra que de Abad Faciolince no se escapa ni Abad Faciolince, en este caso el juicio es sobre su obra Tratado de culinaria para mujeres tristes:

“− Malo no, ridículo − dijo Jursich−. Parece que Isabel Allende o Marcela Serrano hubieran reencarnado en él. Es un libro de hombre escrito con alma de mujer. Una maricada.”

Las conclusiones, inferencias o comentarios en torno a la ars poética expresada en estas líneas quedan sujetas a la discrecionalidad del lector, no sin antes aclarar que cualquier semejanza con ideas y/o argumentos expresados en otros textos similares es absoluta y definitivamente casual, por lo que ni el autor de esta columna ni los editores de Tercer Mundo asumirán ninguna responsabilidad al respecto.

Leave A Reply

Your email address will not be published.